El Departamento del Tesoro del Reino Unido abrirá un nuevo frente en pro de la lucha contra el lavado de dinero mediante la creación de un nuevo puesto que abordará las debilidades potenciales en la supervisión de abogados y otros profesionales.

La Oficina de Supervisión del Lavado de Dinero (OPBAS) complementará el proyecto actualizando la regulación de ALD. Esta regulación tiene como objetivo que el régimen de AML y de financiamiento del terrorismo se ajuste a las normas internacionales más recientes.

Unas 25 organizaciones supervisarán a los sectores en riesgo de ser utilizados para facilitar el lavado de dinero – 22 de los cuales son organismos profesionales en los sectores jurídico y contable. Esto, según afirmó el Departamento del Tesoro, puede generar «inconsistencias que los criminales pueden buscar explotar».

OPBAS establecerá además la forma en que los supervisores de ALA del cuerpo profesional deberán cumplir con sus obligaciones bajo la nueva regulación, con el poder de penalizar cualquier incumplimiento. Proceso que se financiará mediante una nueva tasa sobre estos supervisores.

Simon Kirby, Secretario Económico del Tesoro, afirmó frente a esta decisión: «Aunque apoyamos, en principio, las medidas encaminadas a garantizar una supervisión más coherente y eficaz, nos decepciona que la carga de financiar la nueva Oficina de Supervisión de LMA para el Órgano de Apelación recaiga sobre el sector privado y, en última instancia, los consumidores».

Según información del Departamento se argumentó que las firmas de abogados son un objetivo atractivo para los lavadores de dinero, y  esta nueva supervisión ayudará a asegurar que los abogados no se involucren – involuntariamente o de otra manera. 

(Nota agregada de Law Gazzette)