En vísperas de la Cuarta Ronda de Evaluación Mutua del GAFI, son muchas las expectativas y preguntas que tienen los países que estarán presentando esta evaluación durante todo el año.

Teniendo esto en cuenta, el Departamento de Estado presentó un reporte sobre la situación en la que se encuentran estos países en su último informe, entre ellos, Colombia.

Según este documento, que habla de la situación de países como China, Costa Rica, entre otros, a pesar del estricto régimen del Gobierno de Colombia frente al lavado de dinero proveniente de la producción ilícita de drogas, la minería ilegal y de grupos terroristas internos, este delito continúa penetrando la economía del país y afectando sus instituciones financieras.

Aunque el informe afirma que Colombia está tomando las medidas apropiadas y tratando algunas de las ineficiencias de su régimen de decomiso de activos, el país debe seguir buscando formas adicionales de aumentar la eficiencia y agilizar su sistema judicial, el cual, según el informe, es excesivamente complicado. El gobierno colombiano demás, debe encontrar mecanismos legales y administrativos para abordar la falta de cooperación interinstitucional que continúa obstaculizando los avances del gobierno en la implementación de un régimen efectivo y eficiente.

El documento hace énfasis también en las técnicas utilizadas en el país para blanquear fondos ilícitos, las cuales se dan debido a la inadecuada regulación, supervisión y transparencia. El contrabando de efectivo, gasolina, licor y electrodomésticos, las transferencias telefónicas, los casinos, juegos de azar, loterías, la moneda electrónica, las tarjetas débito prepagadas y los minutos de celulares prepagados, son solo algunos de los métodos identificados por el Departamento de Estado para lavar dinero en Colombia.

Aun así, la estructura regulatoria en Colombia cumple generalmente con los estándares internacionales, aunque según el informe, se requiere una mayor debida diligencia para las personas catalogadas como PEP según el decreto 1674 del 2016.

Por ejemplo, para resolver algunas de las deficiencias en la ley actual y racionalizar los procesos administrativos y judiciales del régimen de decomiso de activos, un legislador colombiano comenzó a considerar cambios a la Ley de Reforma de la Confiscación de Activos de 2014.

Pero todavía quedan bastantes cambios por hacer si se quiere mejorar del todo el sistema. Según este documento, los principales impedimentos en el sistema ALA, se deben a la capacidad institucional subdesarrollada, la cooperación interinstitucional limitada y a un insuficiente nivel de experiencia para investigar y enjuiciar los delitos financieros complejos.

Por otro lado, la falta de cooperación interinstitucional y la resistencia a compartir información son factores que continúan limitando la efectividad del sistema. Por ejemplo, la ley colombiana restringe la divulgación de información financiera de la UIAF de Colombia solamente a la Fiscalía General.

El requisito legal de que los fiscales realicen investigaciones significa que muchos casos ya investigados por la UIAF deben ser reexaminados por la Fiscalía, es decir que se aumenta el tiempo de procesamiento de casos y se añade trabajo innecesario para los fiscales.

Con todo esto, el informe solo nos demuestra que debemos mejorar en bastantes aspectos si queremos lograr una buena calificación en la evaluación GAFI. Debemos tener en consideración todos los aspectos que se mencionan en el informe y fortalecer el sistema ALA del país.

Si desea conocer el resultado de la última evaluación mutua de colombia, haga click en el siguiente Link: http://www.gafilat.org/UserFiles/documentos/en/evaluaciones_mutuas/Colombia_3era_Ronda_2008.pdf