El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, señaló que las directivas de Odebrecht compraron un banco en Antigua, para mover los sobornos que pagaban alrededor del mundo.

Martínez indicó que en la reunión en Brasil, donde se reunieron 11 Fiscales, se evidenció que el Meinl Bank en Antigua sirvió para mover 1.609 millones de dólares en 15 años. Señaló que esa plata fue direccionada a la financiación de ilícitos.

El 51 por ciento del banco fue adquirido en 2010 por Odebrecht y se habrían usado al menos 40 cuentas para cometer las irregularidades.

Igualmente sostuvo que abogados en Miami ofrecían los paquetes para mover la plata de los sobornos.

El jefe del ente acusador cuestionó el acuerdo a instancias de la OCDE al considerar que no tiene en cuenta el daño ocasionado en los países del tercer mundo.

Criticó, por ejemplo, que las multas de cerca de tres billones de dólares llegarán a Brasil, Suiza y Estados Unidos, pero nada a los países como Colombia en donde se cometieron delitos.

Indicó que los directivos de la multinacional no serán extraditados a los países en los que delinquieron y trendrán inmunidad en Brasil.

Allí las empresas incluso podrán seguir contratando, señaló el jefe del ente acusador.

«Estas convenciones deberían fortalecer a las autoridades nacionales y eso no sucede», precisó Martínez Neira.

(Nota agregada de El Tiempo)