El tiempo anunció que la Superfinanciera alertó a sus vigilidas sobre falsas promesas de ‘reparadoras crédito’. Las autoridades ya las tienen en el radar y recomiendan no dejarse “embaucar”.

 

Estas firmas prometen a los deudores solucionar sus líos con los bancos, a cambio de dinero, mejorando la calificación crediticia, eliminando los reportes negativos en las centrales de riesgo, entregando descuentos de hasta el 50 por ciento en el valor de las deudas en mora, frenando los procesos de cobro jurídico y hasta haciendose cargo del pago de las obligaciones para que el cliente no tenga que entenderse más con el banco.

La alerta la hizo la Superintendencia Financiera tras advertir que buena parte de las promesas que hacen dichos agentes a los deudores en problemas son imposibles de cumplir, pues el único que puede darles solución confiable y adecuada a las deudas atrasadas es el titular de las mismas acercándose al banco para fijar un nuevo plan de pagos acorde a su situación económica actual.

Lo que han detectado las autoridades del mercado es que, dada la actual coyuntura económica, en la que cada vez un mayor número de personas se está colgando en el pago de sus deudas, comienzan a aparecer firmas, personas y empresas que prometen a los deudores solucionar sus líos con los bancos, a cambio de dinero.

La razón es que con esas promesas incumplibles están estafando a miles de incautos, pues les exigen dinero para interceder por ellos ante la entidad para sanear su situación crediticia, pero luego desaparecen y no les solucionan nada, la mayoría de las veces.

Estos agentes exigen cierta cantidad de dinero para iniciar negociaciones con los bancos de unas condiciones favorables de pago, así como para tramitar nuevos créditos así la persona esté reportada en las centrales de riesgo, para lo cual se valen de nombres de funcionarios y papelería falsa de la propia Superintendencia Financiera.

De hecho, la medida que alista la Superfinanciera, y que permitirá que miles de colombianos renegocien unos 1,5 millones de deudas con moras de entre 30 y 90 días, tal como lo anticipó El Tiempo en su edición de este viernes, busca precisamente que sean los propios deudores los que asuman esa tarea sin la ayuda de ningún tipo de intermediario, pues bajo ninguna circunstancia son necesarios.

“Lo que buscamos con en esta nueva norma, cuyo proyecto para comentarios del mercado publicamos hoy, es abrirles un espacio a los deudores para que ellos mismos se acerquen a los bancos, sin necesidad de intermediarios, abogados o una entidad que los represente, para que lleguen a un nuevo acuerdo de pago de sus deudas que se ajuste a sus condiciones actuales de ingresos”, precisó Jorge Castaño, superintendente Financiero.

El funcionario llamó la atención en el sentido de que alrededor de las ‘reparadoras de crédito’ se han generado una serie de mitos y promesas que son imposibles de cumplir, una de estas, la eliminación de los reportes negativos de las centrales de datos de los deudores morosos. Frente a eso dijo que la única posibilidad de que esto suceda es que la persona se ponga al día con sus obligaciones. Incluso, dijo que, habiendo pagado, la persona debe esperar a que se cumpla con la sanción que impone la norma del reporte negativo, una vez haya pagado la totalidad de su obligación vencida.

Como se recuerda, la sanción consiste en la permanencia del reporte negativo en la central de riesgo del doble de tiempo de la mora registrada. Así, si la persona se atrasó en el pago de su crédito 30 días, la sanción será de 60 días, si fue de 60 días se incrementa a 120 días, así sucesivamente hasta un tiempo límite que se fija según las condiciones del deudor.

Las autoridades también advirtieron a las personas de no dejarse manipular por dichas ‘reparadoras de crédito’ que aconsejan abstenerse de pagar sus deudas y más bien adopten un plan de ahorro que les permita luego, con el capital acumulado, negociar con el banco su deuda vencida.

Las personas deben tener en cuenta que, si la entidad ya le inició un cobro prejurídico o jurídico estos no se detendrán, sus costos se incrementarán, en tanto será mayor el daño para el deudor en materia de calificación crediticia y reportes a las centrales de riesgo.

 

Provisiones de deudas atrasadas se mantienen


Hasta el próximo 22 de septiembre la Superintendencia Financiera recibirá los comentarios del mercado de la circular con la que se dará vía libre a que los deudores con obligaciones atrasadas de entre 30 y 90 días puedan renegociar nuevas condiciones con sus bancos.

La medida entrará en vigencia a más tardar en la segunda semana de octubre próximo y en ella se advierte, además, que las entidades no podrán reversar las provisiones de los créditos reestructurados y tendrán un plazo máximo de 30 días para tramitar los créditos modificados las solicitudes de reestructuración que hayan recibido de sus clientes y cumplan con las condiciones para ello.

Vea también: FMI destaca labor de la Superfinanciera

Vea también: Precisiones sobre la facultad sancionatoria de la Superfinanciera