Esta semana la Superintendencia Financiera de Colombia y la Superintendencia de Sociedades publicaron la cartilla ‘ABC de la captación ilegal de recursos y otras actividades ilícitas y no autorizadas’, en el que las entidades de supervisión alertan al público sobre los riesgos económicos y legales que implica la participación en esquemas defraudatotrios irregulares como las llamadas «pirámides».

En este documento, los organismos de control definen claramente las características de la captación ilícita, formulan herramientas para identificar los mecanismos utilizados por las bandas delincuenciales para atraer a sus víctimas y muestra las distintas tipologías de las que se valen para captar dineros sin autorización.

Además, la cartilla pone de presente las consecuencias de convertirse en captador masivo y habitual de dinero, y advierte que el Estado, a través de sus agentes, intervendrá en toda actividad en la que existan hechos objetivos o notorios que indiquen la entrega masiva de dineros a personas naturales o jurídicas, directamente o a través de intermediarios mediante la modalidad de operación de captación o recaudo en operaciones no autorizadas, tales como pirámides, tarjetas prepago, venta de servicios y otras operaciones semejantes a cambio de supuestos bienes, servicios o altos rendimientos sin explicación financiera razonable.

En suma, esta guía busca hacer pedagogía contra la captación ilícita y se le recuerda al público los aspectos a tener en cuenta para quienes decidan invertir sus recursos en esquemas ilegítimos o no autorizados y sus implicaciones legales. Al respecto, la cartilla señala que «las personas que eligen entregar su dinero a captadores ilegales corren un alto riesgo de perderlo. Vincular o promover la adhesión de otras personas a un negocio o esquema diseñado para recibir dineros sin estar autorizado para el efecto, también conlleva responsabilidades ante las autoridades administrativas y penales».

Lea también: Guía: 7 consejos para evitar sanciones por incumplimiento del Sarlaft